Sebastián Duque: "La confianza en Pékerman sigue"

La tanda de penaltis ante Argentina puso fin al sueño de la Copa América. (Fotografía: CA2015)

La tanda de penaltis ante Argentina puso fin al sueño de la Copa América. (Fotografía: CA2015)

Uno de los grandes atractivos en la Copa América 2015 era la selección colombiana, liderada por José Pékerman desde el banquillo, James sobre el césped y con Falcao heredando el brazalete de capitán de Mario Yepes. Cuatro partidos después, y con un único gol a favor -el que dio la victoria ante Brasil-, la sensación de desencanto es inevitable entre la afición, aunque hay motivos para la esperanza en el futuro más inminente. Sebastián Duque, periodista colombiano y uno de los directores de la web El Dorado Magazine, desgrana la actuación cafetera sin paños calientes, pero sin dejar de destacar todo lo bueno que aún tiene por ofrecer una selección que seguirá dando que hablar en los próximos años. 

¿Es engañoso que Colombia abandone el torneo con el registro de un único gol en cuatro partidos?

No, en absoluto. El hecho de que el único gol de Colombia en 360 minutos lo haya marcado un central tras cazar un rebote en el área es un reflejo de las capacidades ofensivas reales del equipo en el torneo. Colombia no tenía cómo hilar juego para crear ocasiones claras de gol. Ni en ataque organizado, ni al contragolpe. Las lesiones de Abel Aguilar, Fredy Guarín Juan Fernando Quintero; y el no llamar a Aldo Leao Ramírez restaron un escalón al ataque y un primer pase sencillo para montar la transición hacia la portería rival. En cuatro partidos, ningún delantero quedó de cara con ventaja clamorosa para disparar a gol. Ni tampoco James. Ni Cuadrado.

Se ha pasado de ser la sensación del Mundial a caer antes de tiempo en una Copa América en la que Colombia partía como una de las grandes candidatas, todo en un periodo de un año ¿Qué se ha perdido en los últimos doce meses?

Yo no diría que en los últimos doce meses, Agustín. Colombia, incluso antes del Mundial, ya había perdido fútbol. El combinado nacional lleva ya año y medio jugando mal. En el Mundial compitió de maravilla porque, primero, esta generación es especial. Así como la de los años 80 y 90. La diferencia entre el grupo de Valderrama, Rincón, Higuita, etc., y éste de Falcao, James, Ospina y compañía es que el roce internacional de los actuales es mucho mayor, y por lo tanto conocen la disciplina real de esto. Además, Pékerman es un motivador excepcional. El equipo en Brasil se aferró a una fe inquebrantable, y partir de eso consiguió los triunfos. La inercia era tan positiva en ese plano que, aunque faltara fútbol, eso compensó todo. Y eso es exclusivo de los torneos cortos. Es lo que dicen por ahí: "Un Mundial para algunos es como un amor de verano". Lo mismo. Hay tipos que rinden por encima de su nivel real. Y equipos completos.

Para esta Copa América, en cambio, aparte de que hubo muchos lesionados, varios de los los que viajaron pasaban por un momento individual preocupante: Falcao, Cuadrado o Zúñiga, que además son pilares del conjunto.

Mario Yepes -retirado de la selección- y Abel Aguilar -lesionado- son dos jugadores ausentes respecto al año pasado. ¿Se ha extrañado el peso específico y el liderazgo que asumían estos dos veteranos en el equipo?

Por supuesto, y va en la línea de lo que comentaba antes. Yepes legitimaba la tremenda motivación del grupo. Quienes tengan dudas, que vean su partido contra Costa de Marfil. Fue emocionante. Si tu argumento principal pasa por creer en ti mismo más que tu rival, y partir de eso es que vas competir, un líder como Mario Alberto es fundamental. Y ya no hay un tipo así en la plantilla. Y sobre Abel Aguilar, su ausencia se notó sobre todo en el fútbol que desarrolló el equipo, que fue bastante... pobre.

¿Qué ha fallado con James? ¿Demasiada presión para que llevara a Colombia al título, cansancio tras una temporada extenuante en Madrid o dificultad a la hora de retomar su rol táctico en Colombia?

"Lo de James" está atado a todo lo demás, al contexto futbolístico del equipo. No creo que haya sido por cuestiones físicas, ni por presión psicológica, ni nada parecido. Yo a James no lo noté cansado, y si de cuestiones de cabeza se trata, creo que no hay nadie de su edad con una psique tan firme en momentos complicados. Lo que sucedió fue que por detrás tenía el doble pivote menos creativo con el que ha jugado en su carrera desde que está en la élite; a su lado estaba Cuadrado, quien ya demostró que carece capacidad para participar y mejorar de forma constante el ataque de Colombia con algo que no sea su regate; y por delante tenía a Falcao, que está como está. Los únicos momentos los que James estuvo 'cómodo' y se le vio bien, fueron contra Brasil, con espacios, y asociándose con Teófilo. Luego lo tenía muy difícil.

Falcao, Jackson, Bacca, Teo e Ibarbo se marchan de Chile sin marcar. ¿Han sido la gran decepción de esta selección?

Señalar individualmente a los delanteros y tacharlos de 'decepciones' no creo que sea adecuado sin tener en cuenta, como con James, todo lo demás. Aunque algo sí se puede decir de cada uno. Falcao no estaba en forma y ya está, es tan simple como eso. Jackson, a pesar de ser un futbolista mayúsculo en Europa, no rinde como tal en la selección, y ha sido así desde siempre. Bacca jugó escasos ochenta minutos entre los enfrentamientos contra Venezuela y Brasil y luego llegó la sanción, e Ibarbo siempre estuvo para cumplir un rol más defensivo que otra cosa.

¿Se mantiene la confianza en José Pékerman? 

La confianza en Pékerman sigue, está claro. Aunque las expectativas de cambio para las Eliminatorias son unánimes. Se espera un update de cara al proceso clasificatorio a Rusia 2018, una renovación, un golpe en la mesa... Algo así como lo que pasó contra Uruguay en Barranquilla, cuando entraron de sopetón al once titular Valencia, Macnelly y Teófilo. Y Colombia nunca jugó mejor.

Murillo y Ospina han rendido a un alto nivel. Con la solidez defensiva que encarnan, ¿se puede aspirar al primer puesto en las Eliminatorias para el Mundial de Rusia?

Ospina y Murillo son dos garantías tremendas en la defensa. Y hay una camada de defensores prometedores con Pedro Franco, Stefan Medina -éste es maravilloso-, Álvarez Balanta, Darwin Andrade y otros. Pero lo más importante para aspirar a lo que dice -un primer puesto en Eliminatorias-, será que Colombia deberá asegurar su fútbol, el que encumbró al país entre finales de 2012 y principios de 2013. No igual, por supuesto, pero puede ser incluso mejor. Con mayor dominio en otros registros. El futuro inmediato de la selección suscita muchas preguntas, y será muy interesante ir dando con las respuestas.