La cultura de la derrota (XXI): Caretas fuera

Joleon Lescott fue clave en la victoria | Fotografía: Aston Villa FC

Joleon Lescott fue clave en la victoria | Fotografía: Aston Villa FC

Antes de la visita del Crystal Palace a Villa Park, el Aston Villa debutó en la FA Cup con un empate frente al Wycombe, un equipo de League Two, tres categorías inferior a los de Rémi Garde, por lo que tendrán que afrontar un partido de desempate. La mala dinámica del equipo de Birmingham terminó por hacer explotar a una afición que, en el modesto Adams Park, le pidió explicaciones al capitán Richards, que no tuvo más remedio que disculparse por la imagen mostrada por toda Inglaterra durante la presente temporada y asegurarles que seguirán haciendo lo posible por demostrar su profesionalidad, ya que la permanencia parece un objetivo lo suficientemente complicado para prometérselo a ningún aficionado. 

Mientras la junta directiva viaja a EE. UU. para reunirse con el dueño del club, el ausente y cada vez más vilipendiado Randy Lerner, Rémi Garde ha decidido asumir responsabilidades y dejar de estar de perfil dentro de la crisis del Aston Villa. Si la semana anterior había asegurado que no iba a revelar los nombres de los fichajes que había pedido para el mercado invernal con el fin de no ofender a los potenciales perjudicados en el once titular, tras el varapalo de Wycombe decidió poner las cartas sobre la mesa. Además de Loïc Rémy, el entrenador francés quiere contar en sus filas con Mathieu Debuchy (Arsenal) y Steve Mandanda (Marsella). El lesionado Hutton y el portero Guzan serían los principales damnificados en caso de que estas llegadas se produjeran, mientras que en el ataque, la polivalencia de Rémy amenaza a todos los atacantes salvo al abnegado Ayew

En el reencuentro con la competición liguera, Guzan ya pasó a formar parte del banquillo de suplentes, dejándole la alternativa a Mark Bunn, y la peor noticia para el meta estadounidense es que su titularidad queda totalmente en entredicho después de que el Aston Villa terminara con la portería a cero y su segunda victoria de la temporada en su haber al ganar por 1-0. El Crystal Palace quiso sacar tajada de la crisis en Villa Park, pero sus mejores bazas, a excepción de Zaha, pasaron bastante inadvertidos ante unos jugadores locales que ya están viendo cómo no hay medias verdades: los que no estén comprometidos u ofrezcan un nivel por debajo de su calidad estándar tendrán poco que decir en la dura travesía que le espera al Villa en la segunda mitad de la temporada.

Las críticas siguen recayendo en los jugadores en los escasos minutos en los que el Aston Villa tiene protagonismo en la televisión pública, y uno de los que se ha visto afectado por la deriva mediática del equipo ha sido Joleon Lescott, al que se comienza a vincular con un fichaje por LA Galaxy, el cinco veces campeón de la MLS. En favor de Lescott hay que decir que ante las dudas sobre su rendimiento respondió de la mejor manera posible, provocando el gol de la victoria con un cabezazo que Hennessey no supo detener, y no entrando al trapo a través de las redes sociales. 

Tan completa fue la actuación del Crystal Palace en todas las líneas que Rémi Garde no vio oportuno hacer cambios que pudieran estropear la fría tarde invernal, y sólo cumplido el minuto 90 dio entrada a Clark, un central, en lugar de un Carles Gil que también comienza a adquirir peso específico en el equipo con goles y asistencias, justo lo que se esperaba cuando se lo contrató hace un año con la vitola de ser uno de los jugadores más técnicos salidos últimamente de la cantera del Valencia. A falta de que vuelvan todos los lesionados y los deseados fichajes, el paso adelante de Rémi Garde ha hecho que llueva un poco menos en las Midlands. 

Sígueme en Twitter (@Agustin_Galan),  Facebook y Google+

La cultura de la derrota (I): La lista de lo prohibido
La cultura de la derrota (II): Alegría con austeridad
La cultura de la derrota (III): Cuando nadie te ve
La cultura de la derrota (IV): Britannia, territorio Pulis
La cultura de la derrota (V): Construir una identidad
La cultura de la derrota (VI): Un accidente de coche
La cultura de la derrota (VII): La sustitución pendiente
La cultura de la derrota (VIII): Adiós, Dick
La cultura de la derrota (IX): El falso todocampista
La cultura de la derrota (X): Recuerdos de grandeza
La cultura de la derrota (XI): Esperando a Rémi
La cultura de la derrota (XII): Prohibido hablar francés
La cultura de la derrota (XIII): Una temporada sin Amavi
La cultura de la derrota (XIV): La tumba de George Ramsay
La cultura de la derrota (XV): El equipo soñado
La cultura de la derrota (XVI): La vuelta del rebelde
La cultura de la derrota (XVII): Más allá del descenso
La cultura de la derrota (XVIII): La chispa adecuada
La cultura de la derrota (XIX): El sufrimiento de Richards
La cultura de la derrota (XX): Incendios multiplicados