La cultura de la derrota (XX): Incendios multiplicados

Rémi Garde sumó una nueva derrota en el Stadium of Light | Fotografía: Aston Villa FC

Rémi Garde sumó una nueva derrota en el Stadium of Light | Fotografía: Aston Villa FC

Comenzó el año para el Aston Villa, pero el sufrimiento sigue siendo el mismo para el equipo de burdeos y azul. Las derrotas no dejan de caer en el casillero particular del último clasificado de la Premier League y a los problemas deportivos se une un entorno mediático en el que ya nadie da opciones por la permanencia a excepción de Rémi Garde. El entrenador francés apareció en rueda de prensa enumerando gestas similares de Ajaccio, Mönchengladbach o Leicester, pero nadie parece creer que lo extraordinario termine produciéndose y de la noche a la mañana el Aston Villa consiga salir del pozo. 

Los comentaristas televisivos no sólo despiezan sin compasión cada actuación de los villans, sino que a menudo terminan haciendo mella en el ánimo de los jugadores. Las críticas de Ian Wright en el veterano programa Match of the Day hirieron personalmente a Richards. El capitán se revolvió ante los dardos públicamente. En la prensa de Birmingham llueven las sugerencias sobre el rumbo que debe tomar el equipo en la segunda vuelta, y muchos sugieren que debería ficharse jugadores con experiencia en Championship, por aquello de ir preparando el terreno y que el golpe sea menos duro cuando se certifique. 

Garde se resiste a aceptar esta realidad y eleva las miras incluso en su lista de deseos para fichar, saliendo a la luz pública el nombre de Loïc Rémy, delantero infrautilizado en el Chelsea que supondría un salto de calidad evidente para la plantilla villan. Además, el técnico ha solicitado a la parcela deportiva entre dos y tres fichajes -además del reciente retorno de Cissokho-, pero no quiere hacerlos públicos para que los jugadores que ocupan esas posiciones no se ofendan. 

Finalmente los que tienen que dar la cara jornada tras jornada son los jugadores, y con las ausencias de Ayew, Westwood -éstos dos por sanción- y Sánchez se presentaron en el Stadium of Light del Sunderland, otro equipo también implicado de lleno en la lucha por la permanencia, pero que de la mano de Sam Allardyce han encontrado el camino correcto para seguir con opciones y abandonar el último puesto. Incluso para luchar por los objetivos más modestos hay jerarquías, y Allardyce ha demostrado ser un maestro de estas situaciones límite. En Birmingham nadie critica la figura de Rémi Garde, incluso hay cierto consenso en que tienen un gran entrenador en el banquillo, pero sí se duda de que la circunstancia haya sido la idónea para traerlo.

Con un once remendado y la vuelta a la titularidad de Carles Gil, fue el exvalencianista el que consiguió el único gol del Aston Villa ante el Sunderland, un tanto espectacular de volea a pase de Adama, que volvió a ser revulsivo y terminó lesionado antes del minuto 90. El gol de Gil no supuso más que una alegría pasajera, pues en aquel momento ya iban por detrás en el marcador después de que Richards desviara hacia su propia portería un lanzamiento lejano de Van Aanholt, lateral zurdo que en la primera cita del año pareció una reencarnación holandesa de Roberto Carlos

La entrada de Adama sirvió para dar nuevos bríos al equipo, pero terminó de romperse en lo táctico el planteamiento de Garde con su anarquía, y tras el 1-1 el Sunderland apenas se inmutó. Defoe rompió la cadera de Lescott y en los últimos minutos redondeó su actuación con el 3-1 definitivo. Mientras tanto, los fuegos no se apagan en el único equipo de Birmingham que queda en la Premier League y 2016 será una cuenta atrás hacia el descenso matemático sin frenos salvo heroicidad improbable.
 

Sígueme en Twitter (@Agustin_Galan),  Facebook y Google+

La cultura de la derrota (I): La lista de lo prohibido
La cultura de la derrota (II): Alegría con austeridad
La cultura de la derrota (III): Cuando nadie te ve
La cultura de la derrota (IV): Britannia, territorio Pulis
La cultura de la derrota (V): Construir una identidad
La cultura de la derrota (VI): Un accidente de coche
La cultura de la derrota (VII): La sustitución pendiente
La cultura de la derrota (VIII): Adiós, Dick
La cultura de la derrota (IX): El falso todocampista
La cultura de la derrota (X): Recuerdos de grandeza
La cultura de la derrota (XI): Esperando a Rémi
La cultura de la derrota (XII): Prohibido hablar francés
La cultura de la derrota (XIII): Una temporada sin Amavi
La cultura de la derrota (XIV): La tumba de George Ramsay
La cultura de la derrota (XV): El equipo soñado
La cultura de la derrota (XVI): La vuelta del rebelde
La cultura de la derrota (XVII): Más allá del descenso
La cultura de la derrota (XVIII): La chispa adecuada
La cultura de la derrota (XIX): El sufrimiento de Richards