La cultura de la derrota (VI): Un accidente de coche

Allan Nyom (Watford) y Ayoze Pérez (Newcastle). [Fotografía: Newcastle United FC]

Allan Nyom (Watford) y Ayoze Pérez (Newcastle). [Fotografía: Newcastle United FC]

Steve McClaren dijo que entraba en los planes, que el calendario inicial del Newcastle, unido a la presencia de numerosos fichajes en la plantilla llevaría al Newcastle a un inicio de temporada duro en el que los puntos se irían quedando por el camino. Por mucho que estuviera en los planes, a la afición de St. James' Park le debe resultar frustrante ver cómo verano tras verano los magpies son uno de los equipos que más fichajes ilusionantes traen y cuando comienza la competición esas incorporaciones flaquean o, peor aún, no aparecen en todo el año (la sombra de Cabella es alargada). 

El Watford parecía el rival más propicio para comenzar a sacar puntos, más aún teniendo en cuenta que tras las cinco primeras jornadas el Newcastle sólo suma dos unidades y comparte el fondo de la tabla con un Sunderland cuyo único mérito reside en haber encajado un gol menos. La realidad volvió a discurrir por un sendero paralelo al de la teoría. 

El Watford siguió demostrando que es uno de los recién ascendidos con más atractivo para la nueva temporada bajo las órdenes de Quique Sánchez y lo volvió a demostrar en Newcastle, donde se vio pronto con una ventaja de dos goles conseguida por Odion Ighalo. El exgranadinista no se amedrentó ante Mbemba y Coloccini, un eje que mezcla futuro con veteranía sin que por el momento se vea resultado más allá de unas pocas jugadas al corte. 

La afición magpie se rasga las vestiduras cuando constata que en las primeras jornadas del curso futbolístico su mejor futbolista es Daryl Janmaat, y en esta jornada volvió a quedar potente. Fue el lateral holandés el que se arrancó con una excursión por la banda derecha para recortar distancias y batir a Heurelho Gomes, que comenzaba a parecer más en forma que en sus tiempos de juventud en el PSV. Cissé, otro de los recursos ofensivos en los que más debería apoyarse Steve McClaren fue sustituido en el descanso por un De Jong desconectado del resto del equipo. 

La pitada al término de los noventa minutos fue considerable, y en rueda de prensa se esperaba un mea culpa por parte de McClaren, un signo de reconocimiento de la mala imagen que está mostrando el equipo en los dos primeros meses, pero nuevamente el guion fue completamente distinto. Steve McClaren definió el partido como "un accidente de coche que ves pero no puedes evitar, simplemente esperar a que pase". También advirtió de que el futuro inmediato no sería mucho más halagüeño para los intereses del Newcastle. La metáfora es correcta, el Newcastle se estrella de forma recurrente, pero con un pequeño matiz: el conductor no es otro que Steve McClaren, y entre las características de todo conductor se presupone la capacidad de reaccionar para evitar accidentes.

Sígueme en Twitter (@Agustin_Galan),  Facebook y Google+

La cultura de la derrota (I): La lista de lo prohibido
La cultura de la derrota (II): Alegría con austeridad
La cultura de la derrota (III): Cuando nadie te ve
La cultura de la derrota (IV): Britannia, territorio Pulis
La cultura de la derrota (IV): Construir una identidad