Claudio Mauri: "Hay una cuota de crueldad cuando se juzga a Messi"

Messi, una vez más en el ojo del huracán (Fotografía: AFA)

Messi, una vez más en el ojo del huracán (Fotografía: AFA)

Pasan los días y la herida por la derrota de Argentina en la Copa América se encuentran aún lejos de cicatrizar. 22 años sin títulos son demasiados para una potencia como la Albiceleste, y el no haber derrotado a Chile pone aún más peso en una losa psicológica ya de por sí abultada. Claudio Mauri, redactor del diario argentino La Nación, repasa lo más destacado de un torneo en el que la gloria volvió a alejarse de Argentina en el último momento. 

Han pasado ya unos días para digerir la derrota. ¿En qué momento queda la relación Messi-Argentina después de caer nuevamente en la final?

Se vuelve a abrir una grieta en la relación que es injusta con Messi. Hay una cuota de crueldad cuando se lo juzga. Que se haya formado futbolísticamente en España y no haya jugado en la primera división de la Argentina crea un distanciamiento que mucha gente está dispuesta a tolerar si Messi por sí solo es capaz de darle un título a la Argentina.

¿Comparte las críticas a su figura?

Muchas son desmedidas, exageradas, arbitrarias. Más que marcarle algún error puntual, muchas veces se lo hace responsable de todo, especialmente cuando el equipo no convence. Messi es noble, sólo responde desde el campo, jamás saldría a fomentar una polémica pública con sus detractores. Creo que muchos se le animan a Messi porque se sienten dueños de la última palabra.

Este año Tévez ha vuelto a una selección plagada de atacantes. Contar con una delantera con Agüero, Messi, Tévez, Higuaín y Lavezzi es más un problema por acumulación que una solución?

En cuanto a la convivencia de egos, no fue un problema. La relación entre ellos durante la Copa América fue buena, cada uno ocupó su lugar y el que no jugó apoyó desde afuera. Fue más responsabilidad para Martino elegir al que mejor estuviera. En la final, por el planteo argentino y mérito de Chile, los atacantes no fueron abastecidos como se esperaba.

Siendo subcampeón del mundo y de América no habría que tocar excesivas teclas, pero no se puede evitar la sensación de que a Argentina le falta algo. ¿Qué es?

El desbloqueo mental y la confianza que da ganar un título. Más allá de cuestiones futbolísticas (Chile fue superior en la final, aunque las mejores situaciones de gol fueron de la Argentina), hay un peso psicológico, un trauma por los 22 años sin títulos. Que Mascherano, que venía de ganar el triplete con Barcelona, dijera que a lo mejor él fuera la causa por la que Argentina no gana nada refleja que mucho pasa por la cabeza. Quizá haya que pensar en el aporte de algún profesional de la psicología aplicada al deporte, algún coaching mental, crear algo interdisciplinario que trascienda el trabajo específico del cuerpo técnico.

Hubo mucho influjo argentino en la Copa América, con seis seleccionadores de doce posibles. ¿Cuál es el que más le ha sorprendido?

Sampaoli y Gareca. El primero coronó un trabajo que lleva tres años y Gareca tuvo un muy buen comienzo en Perú. Chile llevó la impronta del técnico argentino: un equipo dinámico, trabajado tácticamente, convencido para aprovechar un oportunidad histórica. Gareca consiguió rápidamente lo que define su carrera como técnico: un seleccionado equilibrado y competitivo.

La selección Sub 20 fue una de las grandes decepciones del pasado Mundial de Nueva Zelanda, aun teniendo figuras de relevancia. ¿Ve un problema generacional a medio plazo o la eliminación llegó por otras causas?

Lo del Mundial Sub 20 creo que pasó más por malos planteos que por escasez de individualidades. No soy pesimista sobre la renovación en el fútbol argentino, más allá de que es difícil hacer un pronóstico acertado sobre cómo evolucionarán muchos jóvenes. Pero hay juveniles muy prometedores: Rulli, Batalla, Kranevitter, Mammanna, Vietto, Dybala, Icardi, Correa, Carrillo. Siguen faltando laterales de garantía.

El siguiente paso serán las complicadas Eliminatorias sudamericanas, nuevamente con Brasil en ellas. ¿Quiénes sufrirán más para llegar a Rusia 2018?

Puede ser que las eliminatorias sudamericanas estén cada vez más igualadas, pero con cuatro cupos y medio clasificatorios sobre diez equipos, creo que las chances de las potencias no están seriamente amenazadas.

Sígueme en Twitter (@Agustin_Galan),  Facebook Google+

Más entrevistas sobre la Copa América:
- Brasil (Wellington Campos)
Bolivia (Carla Saucedo)
Uruguay (Edward Piñón)
Colombia (Sebastián Duque)
Venezuela (Cristhian Taramasco)