Carla Saucedo: "El enfoque tiene que estar en Qatar 2022"

Perú puso fin al sueño boliviano en Chile. (Fotografía: FBF)

Perú puso fin al sueño boliviano en Chile. (Fotografía: FBF)

Eterna cenicienta de las eliminatorias sudamericanas, la selección de Bolivia es una de las grandes desconocidas del fútbol latino en Europa. El segundo ciclo del español Xabier Azkargorta llegó recientemente a su fin y tomó el relevo Mauricio Soria, que tiene por delante un arduo trabajo de remodelación de la Verde. La periodista boliviana Carla Saucedo, conductora de Facetas Deportivas en Facetas Televisión y comentarista en Jornadas Deportivas, de Radio Fides, resume cómo fue el paso boliviano por Chile 2015 y las tareas que el Loco Soria tendrá que afrontar a medio y largo plazo.

Mauricio Soria tomó las riendas del proyecto de Xabier Azkargorta y consiguió clasificar a Bolivia para los cuartos de final. ¿Se vio un nivel por encima de lo esperado en Chile?

Mauricio Soria es un técnico exitoso en el profesionalismo boliviano, salió campeón con Wilstermann, Real Potosí y The Strongest, su elección puede que dé resultados a largo plazo. Por ahora, el nivel se mantiene al que dejó Azkargorta, no existe una renovación completa, la clasificación se la debe a cuarenta y cinco minutos ante Ecuador, donde las llegadas fueron efectivas y se convirtieron en goles y el segundo tiempo contamos con un Romel Quiñónez inspirado en el arco, que pudo aguantar la diferencia obtenida en la primera mitad.

El emparejamiento de cuartos fue contra Perú, otra selección en proceso de reconstrucción. ¿Se llegó a soñar con unas semifinales o este objetivo estaba demasiado lejos del alcance?

La esperanza estaba, más aún porque se ganó un partido por Copa América después de dieciocho años y se veía Perú, el rival más accesible que podía tocarnos. Sin embargo, el jueves durante el partido chocamos con la realidad de que teníamos un contrincante muy superior a nosotros, jugadores de otro nivel y un juego ampliamente más puro que el nuestro. Uno de los principales yerros para la Selección fueron los cambios constantes en el onceno de Soria. Fiel al apodo del entrenador, el Loco no mantuvo un esquema en toda la Copa y cuando se esperaba que repitieran los hombres que le ganaron a Ecuador, planteó un sistema totalmente diferente e inédito ante los peruanos, tal vez siendo uno de los principales causantes de la eliminación.

¿Cuáles son los cambios que denota el equipo respecto a la etapa de Azkargorta?

Soria es un técnico muy disciplinado. Su personalidad le ha hecho decir cosas que Azkargorta u otro técnico no había dicho, en el tema físico se animó a declarar que las condiciones de los jugadores no eran las de futbolistas profesionales, cuando dirigía su primer microciclo a cargo de la Verde. Es un estratega que exige, pidió a la federación énfasis en divisiones inferiores, infraestructura. Bolivia llegó a Mendoza, Argentina, con dos semanas de antelación a la Copa para entrenarse en predios adecuados y similares al de la competición. Durante meses previos a Chile, Soria visitó cada ciudad y cada club profesional para mantener reuniones con los diversos técnicos y conocer ampliamente con que podía contar. Es un técnico estudioso, minucioso, detallista al momento de analizar al rival, incluso más dedicado si puede verse desde ese ángulo, a comparación de Azkargorta.

El fútbol boliviano apenas tiene repercusión en Europa. Más allá del icono Martins, ¿se ve a alguien con capacidad para estar en un equipo de cierto renombre en Europa?

Aparte de Marcelo Martins, que jugó en varios clubes europeos en Ucrania, Alemania e Inglaterra, Martín Smedberg milita actualmente en el IFK Göteborg de Suecia, país original del volante que cuenta con doble nacionalidad, el delantero Ricardo Pedriel juega en el Mersin İdmanyurdu de la primera división turca, Sebastián Gamarra está en las inferiores del Milan, y paramos de contar. La Copa siempre sirve de vitrina para saltar al exterior, Quiñónez tiene juventud y capacidad suficiente para poder llegar a Europa, y Danny Bejarano acaba de fichar con el Panetolikos de Grecia, club donde también milita el nacional Diego Bejarano, que quedó al margen de la nómina.

Los tiempos de gloria de Bolivia en fútbol siguen remontándose a la generación de 1994 liderada por Etcheverry. ¿Se ve en el horizonte alguna otra capaz de ilusionar a la afición a semejantes niveles?

La generación del ’94 fue liderada por Etcheverry, pero compuesta por un gran equipo en conjunto. Hasta ahora, se espera una renovación completa que no hemos encontrado. El mismo Diablo dijo que antes de su llegada al profesionalismo ya tenía cien partidos internacionales con la Academia Tahuichi, cosa que ahora no se repite. No hay semilleros ni condiciones para empezar con lo que hay que empezar, las divisiones inferiores. El horizonte que nos permita ilusión aún está lejano.

¿Cuál debe ser el principal objetivo boliviano en las Eliminatorias para el Mundial de Rusia? 

El objetivo no será clasificar al Mundial de Rusia 2018, el enfoque tiene que estar en Qatar 2022 o, por qué no, a la Copa de 2026. Estas eliminatorias venideras tienen que ser dedicadas absolutamente en la renovación. Darle las gracias a Ronald Raldes, Pablo Escobar, entre otros, y darle cabida a los que serán el presente. Que estas Eliminatorias sirvan de examen, de una evaluación para ver en qué condiciones están los jóvenes, analizar con qué se puede contar, y empezar desde abajo para los que en el futuro llegarán a ser la Selección que vuelva a hacer historia.

¿Qué papel juega en ese objetivo Bolívar, uno de los clubes que mejor fútbol ha desarrollado últimamente en la Libertadores?

Para ésta última Copa América, Bolívar aportó con cinco seleccionados: Romel Quiñónez, Damir Miranda, Ronald Eguino, Edemir Rodriguez y Jhasmani Campos. De ellos, el único que contó con reiterada titularidad en la Verde fue el portero Quiñónez. Sin duda, el arquero fue una de las revelaciones de Bolívar en aquella Libertadores, pero los que brillaron para esa semifinal histórica fueron los extranjeros, el uruguayo William Ferreira y los españoles José Luis Sánchez Capdevila y Juanmi Callejón, que tienen gran responsabilidad de haber llevado a la Academia a esas instancias. Bolívar, con su poderío económico arrasa con el mercado nacional, será un fuerte aporte para las siguientes Eliminatorias, pero no es el equipo que en otros años era la base de la selección.

Más entrevistas sobre la Copa América:
- Uruguay (Edward Piñón)
- Colombia (Sebastián Duque)
- Venezuela (Cristhian Taramasco)

Sígueme en Twitter (@Agustin_Galan),  Facebook y Google+